El Animal Infoxicado: Mito y realidad de la información

Autores

Juan Manuel Rodríguez

Sinopsis

La obviedad de la frase aristotélica: "todos los hombres tienen naturalmente el deseo de saber”, con la cual se inicia el libro Metafísica, se puede extender a cualquier acción propiamente humana, pues del mismo modo es lícito afirmar que todos los hombres tienden por naturaleza a comer, a beber o a informarse. Cuando estas tendencias son exageradas y llevadas a extremos obsesivos, pueden degenerar en el individuo insaciable, el dipsómano y el infoxicado. Es normal que todos los hombres tengan el deseo de informarse, pero convertir la tendencia en manía es un problema. Resultado de esta obsesión es el afirmar que todo lo existente es "materia, energía e información", un reduccionismo como el del glotón que verá comida hasta en los artículos de plástico. La demasiada exposición a la información, a la contrainformación y desinformación ha engendrado Eí animal infoxicado.

Con la apoteosis de la información ha llegado también el exceso que intoxica con datos, imágenes y ruidos. Este abuso nos infoxica, es decir, vivimos enfermos por saturación de impulsos electromagnéticos, portadores de señales y signos que no retenemos y pocas veces logramos comprender. El paralelismo entre enfermedad física por contagio (el intoxicado) y la infoxicación es visible en el uso de términos médicos para referirnos a procesos informativos. Así, decimos que un mensaje es "viral" cuando ha sido reproducido por muchos usuarios, y también señalamos que nuestro ordenador está "infectado por un virus”. Esta epidemia es ya una pandemia.

El animal infoxicado es una reflexión donde se explora la mitología y los intereses que subyacen en la forma de construir, divulgar, afectar y resemantizar la información. Se examina el afán desmedido por recibir, manipular, sesgar, descontextualizar y almacenar datos, para a su vez entretener, embobar, vender, engañar y aquietar al público. La información es una mercancía que proporciona poder y estatus. Las formas para divulgar información y presentarla para lograr un impacto en los consumidores crédulos fueron estudiadas desde los antiguos griegos en sus investigaciones acerca de la retórica, la interpretación, la política, la semántica, la semiología, la poética, la gramática y lógica.

La expansión de las máquinas que almacenan, copian, difunden, modelan y alteran señales ha producido una saturación y un ansia por estar al día sin advertir si esa información es correcta, redundante, confiable, verdadera, manipulada y tendenciosa. Si la unidad mínima de un impulso señal es el bit, la más pequeña unidad de información es el dato. Para que un dato percibido se convierta en conocimiento deberá pasar por procesos de selección, contraste, orden, clasificación, relación, resemantización y contextualización, de otro modo el dato llenará la memoria, pero no nos hará sabios. En El animal infoxicado se analizan estos temas desde las primeras divinidades omniscientes e informadoras: las Musas griegas.

 

Cubierta para El Animal Infoxicado: Mito y realidad de la información
Publicado
julio 28, 2017